937 989 874 / 682 004 005

Las compañías de envíos se han vuelto indispensables hoy en día. Existen cientos de miles alrededor del mundo para ayudar a una amplia gama de clientes a trasladar paquetes, productos o mercancía a cualquier rincón del mundo.

Durante muchos años, las empresas de este ramo han evolucionado considerablemente ofreciendo al público en general una variedad de servicios que garantizan comodidad, seguridad y, por supuesto, confiabilidad.

Al hablar de la evolución de las compañías de envíos hay que destacar, entre muchas otras características importantes, que desde hace mucho tiempo han diversificado (y hasta mejorado) los distintos tipos de transporte.

Claro que algunas se han especializado en las convencionales rutas terrestres, mientras que otras han ido mucho más allí y lo hacen mediante vías marítima y aérea.

Pero también es posible encontrar algunas que ofrecen servicios generales, lo que quiere decir que además de ofrecer varias formas de traslado de productos o mercancía, han sabido cómo ganar la confianza y la preferencia de los clientes a través de la implementación de planes o paquetes ideales para un servicio de calidad.

Es que, por ejemplo, puedes optar por el envío puerta a puerta, que consiste en entregar un paquete determinado directamente a la persona, fundación o compañía a la que fue enviada. De esta manera, la empresa de envíos en cuestión se asegura de que el mismo llegue en perfecto estado y en el tiempo establecido.

Asimismo, pueden disponer del medio de transporte más adecuado para hacer la entrega, por lo que si necesitas trasladar varias toneladas de carne seguramente pondrán a tu disposición un camión de tipo frigorífico y no otro que pudiera dañar la mercancía en el trayecto.

 

 

Importancia de las compañías de envíos hoy en día

Efectivamente, contar con un buen servicio de transporte para el envío de alguna encomienda es en verdad una gran ventaja para compañías o para personas particulares. Es que se han vuelto tan populares en la actualidad que cada vez son más las personas que deciden contar con este tipo de servicios.

Pero, ¿por qué son tan importantes las compañías de envío?

Pues bien, se trata de organizaciones especialmente conformadas para el traslado de algún material que, por razones logísticas, técnicas, de tiempo o de cualquier otra índole, no puedes hacer por ti mismo.

Es por ello que por la magnitud de la mercancía o por alguna condición específica, algunos han decidido poner en manos de expertos la tarea de recibir, empaquetar y enviar cierto tipo de productos.

Antes que nada, la recomendación más importante es solicitar un servicio completo. Es decir que realice entregas puerta a puerta porque es más seguro y, a la postre, es mucho más económico. Evita en la medida de lo posible tener que contratar una compañía de envíos que haga una parte del trayecto y luego otra para culminar el viaje.

Esta modalidad es esencial, sobre todo si quieres trasladar grandes cantidades; aunque muchas personas también coinciden en que es igual de beneficiosa si buscas entregar un sobre, una corta o una mercancía de menor tamaño y peso.

Un punto a favor es la posibilidad de agrupar cargas. En otras palabras, puedes hilar o amarrar varias unidades en un solo paquete para que el envío sea mucho más rápido, seguro y, sobre todo barato.

En tal sentido, si tienes cuatro paquetes que necesitas enviar puedes amarrar de dos en dos y en lugar de pagar cuatro cajas o sobres podrás cancelar únicamente el monto de dos.

Sin lugar a dudas, se trata de un servicio bastante utilizado en la actualidad, razón por la cual muchos empresarios han orientado la mayor parte de sus esfuerzos en brindar la mejor atención y el mejor servicio para ganar reputación en el mercado y valoración entre las personas.

 

Tipo de envíos recurrente en una compañía

Según el paquete en el que guardarás la encomienda antes de ser trasladada hasta su destino final existen tres tipos de envíos. Aquí la descripción de cada una de ellas:

 Sobre: Ideal para documentos importantes o cualquier otro objeto que quepa en él y que su peso no sea mayor a los 2,5 kilogramos. Por ser de poco tamaño, volumen y proporción el precio a pagar es bastante bajo

 Paquete: Es una alternativa bastante utilizada para enviar artículos cuyo peso oscile los 70 kilogramos. La longitud de un paquete no debe superar los 270 centímetros y su dimensión máxima debe ser de 419 centímetros.

 Palé: Esencial para grandes volúmenes de cosas y están diseñados con base de metal, madera o plástico y con objetos sólidos encima de ella. El palé debe estar envuelto en papel de película plástico para proteger la mercancía y, por lo general, no sobrepasa los 200 centímetros de altura ni las 5 toneladas de peso.

 

 

Los envíos también pueden clasificarse de acuerdo a la distancia entre una zona y otra.

Local: Un envío es local cuando se trasladan objetos de un lugar a otro pero en la misma ciudad o estado. Generalmente, se ve con las mudanzas residenciales o cuando es necesario hacer un cambio de oficina.

Nacional: Los envíos nacionales son bastante comunes y para nada costosos. Para ello puedes contratar servicio terrestre o aéreo, según la premura del asunto y el dinero que dispongas para pagar.

Internacionales: Muchas compañías de envíos prestan servicios de un país a otro ya sea vía marítima o aérea. A pesar de las largas distancias a recorrer, garantizan seguridad y confiabilidad.

 

Según la premura del cliente también es posible mencionar otro tipo de envíos de mercancía.

Servicio de envío estándar: Sencillamente puedes recurrir a la empresa de confianza y solicitar el envío de algún documento o mercancía de forma normal. Solo asegúrate de que lo que deseas trasladar no se necesita con urgencia.

Express: Si necesitas enviar paquetes de manera urgente, el servicio express es el ideal. Bastará con indicarle al encargado que necesitas que la encomienda llegue lo más rápido que sea posible y listo. Por su puesto, la premura te costará dinero adicional.

Aunque ya hemos hecho mención de ellos, es importante clasificarlos según el tipo de ruta.

Terrestre: De este servicio cuenta la mayoría de las empresas de transporte. Incluye motocicletas, carros, camiones y hasta ferrocarriles.

Marítima: También es utilizada para grandes volúmenes de mercancía. Existen barcos o buques especializados para cualquier tipo de traslado.

Aérea: ¿Quieres llevar medicinas o comida de un país a otro de manera urgente? Pues esta es una solución. De las tres es la más costosa, pero también una de las más seguras.

 

Avión comercial

 

Conclusión de compañía de envíos

La conclusión es sencilla. Las compañías de envíos se han convertido en las mejores aliadas del hombre al momento de trasladar un paquete determinado de un lugar a otro. Son organizaciones confiables y seguras que han alcanzado popularidad gracias a sus beneficios.

Puedes utilizar la modalidad que mejor se adapte a tus necesidades. Pero antes de escoger alguna compañía, será mejor hacer una revisión de las diferentes alternativas que ofrece el mercado a través de Internet para dar con la empresa más indicada.

Si aún tienes desconfianza, será mejor buscar la ayuda de un experto. Seguramente te ayudará a seleccionar la mejor compañía de envíos con la que podrás transportar tu mercancía de manera segura y oportuna.